El Ministerio del Interior pone en marcha el “VISADO POR EDAD” para  la licencia de armas.

El pasado 1 de marzo entró en vigor un nuevo procedimiento para facilitar a los mayores de 60 años la renovación periódica de su licencia de armas, conocido como “visado de edad”, con el que ya no habrá que acudir a las intervenciones de armas.

De acuerdo al artículo 104 del Reglamento de Armas, toda persona titular de una licencia de armas mayor de sesenta años debe aportar cada dos años, para mantener la vigencia de dicha licencia, un certificado de mantenimiento de la aptitud psicofísica para tener y usar armas, expedido por centro médico reconocido, y en el caso de los mayores de setenta años, la periodicidad es anual.

Para facilitar en ambos casos la renovación del documento, que se conoce popularmente como “visado por edad”, el Ministerio del Interior permite a partir de ahora que sea el centro médico donde el cazador o tirador pasa su revista médica quien envíe directamente a la correspondiente Intervención de Armas la documentación de la persona, al igual que ocurre desde hace varios años para la renovación del permiso de conducción.


De esta manera se evita a las personas de más edad el inconveniente que suponía desplazarse hasta las Intervenciones de Armas para renovar la licencia.


Ahora bien, esto no implica que la licencia de armas siga siendo válida para cinco años, y por tanto todos los cazadores, independientemente de su edad, tendrán que seguir llevando sus armas y los certificados médicos para la revisión quinquenal.

A continuación os dejamos le Art. 104 de reglamento de armas anteriormente citado:

ARTICULO 104. (redactado según Real Decreto 316/2000, de 3 de marzo, BOE nº 55, de 4

de marzo de 2000).

1.Para mantener la vigencia de las licencias de armas con la duración determinada en los

artículos anteriores, las expedidas a mayores de sesenta años necesitarán ser visadas cada dos

años por la autoridad competente, previa aportación por el interesado de informe favorable,

expedido por un centro de reconocimiento autorizado o, en su caso, previa superación de las

correspondientes pruebas complementarias de aptitud. Respecto a las expedidas a mayores de

setenta años, dicha formalidad deberá efectuarse con carácter anual.

2. En los supuestos en que, al tiempo de la expedición de la licencia, por razones de

posible evolución de enfermedad o defecto físico del solicitante susceptible de agravarse, se

compruebe, a través de informe de aptitud o de pruebas complementarias, que no es posible

expedirla para la totalidad del plazo normal de vigencia, la autoridad competente podrá

condicionar el mantenimiento de dicha vigencia a la acreditación, con la periodicidad que la propia

autoridad determine, de la aptitud psicofísica necesaria, mediante la aportación de nuevos

informes de aptitud o la realización de nuevas pruebas complementarias, lo que, en su caso, se

hará constar en las licencias mediante los correspondientes visados.

3. Para los supuestos contemplados en este artículo, el Ministerio del Interior aprobará un

modelo especial de licencia de armas, con espacio suficiente destinado a la consignación de los

sucesivos visados gubernativos.